España ocupa la cola de los países de la UE en universitarios becados

Solo el 13,5% de alumnos reciben subvenciones, pero peor es el porcentaje catalán, del 10,5%La posibilidad de aumentar las tasas para mejorar las ayudas no prospera por su impopularidad

La financiación de la universidad española dista de poder homologarse a la de los países de su entorno, pero si en un capítulo la brecha se hace más visible, este es el de las becas y ayudas a los estudiantes. Mientras que la Unión Europea (UE) destina a ese cometido alrededor del 16% de los recursos públicos que invierte en la enseñanza superior, en España ese porcentaje se reduce a la mitad.
Un análisis comparativo sobre el tratamiento que la UE ha otorgado a las becas entre los cursos 2003-2004 y 2005-2006 elaborado por el área de estudios del Comissionat per a Universitats i Recerca, al que ha tenido acceso este diario, evidencia que ese desequilibrio sitúa a España a la cola de Europa en número de becarios, el 13,5% del total de estudiantes universitarios, situación que se agrava en Catalunya, donde únicamente el 10,5% de los alumnos se benefician de las ayudas.

POCOS BECARIOS
Si se excluyen los que han accedido a las ayudas por formar parte de una familia numerosa, una categoría que en los últimos años la Administración diferencia de la del becario estricto, 198.195 estudiantes españoles de entre cerca de 1,5 millones percibieron ayudas en el curso 2004-2005. Si la estadística se limita a los catalanes, 19.696 entre más de 188.000.
Las perspectivas de que el desfase con la UE se reduzca de manera sustancial en los próximos años no son, por otra parte, halagüeñas. El informe que evaluaba las necesidades de financiación de la educación superior presentado el año pasado por el Consejo de Coordinación Universitario, que ahora ha pasado a depender del Ministerio de Ciencia e Innovación, y que en los próximos meses ha de ser objeto de debate con las comunidades autónomas, reservaba 244 millones, entre los 2.733 que se calcula que precisa la universidad en cinco años, al capítulo de becas y ayudas, una cifra que equivale a menos del 9% del total.
Ante esa tesitura, la única vía que parece factible para reconducir la situación y disponer de más recursos pasa por incrementar el porcentaje del coste de los estudios que recae sobre los estudiantes, que hoy se halla por debajo del 20%. A pesar de la impopularidad que una medida de este tipo acarrea entre la población estudiantil, los rectores han comenzado a referirse a ello con la boca pequeña. Este es el caso del Llibre blanc de la universitat de Catalunya presentado recientemente por la Associació Catalana d’Universitats Públiques.

DESCONOCIMIENTO
El estudio del comisionado recoge el resultado de una encuesta sobre la percepción social de la educación superior en Catalunya, efectuada en el 2006 entre una muestra representativa de más de 2.000 personas mayores de 16 años. La mitad de los preguntados considera “demasiado elevado” el coste anual medio de los estudios universitarios para los estudiantes.
La misma encuesta señala que la mayoría, el 49%, cree que los recursos adicionales que requieren las universidades para mejorar su financiación han de proceder del erario; el 34% opina que del mundo empresarial, a través de convenios y contratos de patrocinio, y tan solo un escuálido 4,4% demanda una mayor contribución de los alumnos.
Paralelamente, tres de cada 10 preguntados manifestaron que ignoraban por completo el porcentaje que pagan los estudiantes a través de las tasas del coste total de los estudios. Otros tres creían que era “significativamente superior” al real. Y solo un tercio acertó a indicar que las tasas que se satisfacen equivalen entre el 10% y el 30% del coste real de las carreras.

Fuente: Jordi Casabella - www.elperiodico.com











becas mec
becas mec
Cursos MEC Otros Destinos Nueva York